Blog post

Cómo vestir para ir a la oficina

Febrero 15, 2018Estefania Acuna

Todas sabemos que nuestra forma de vestir comunica un mensaje no verbal sobre quienes somos, cómo nos sentimos con nosotras mismas y hacia donde nos estamos dirigiendo.

He escuchado una frase que dice que debemos vestirnos para el trabajo que aspiramos tener y aunque un asenso o una buena posición de trabajo va mucho más allá de nuestra apariencia, nuestra imagen es muy importante y es por esto que hoy quiero dejarte varios consejos para que logrés los mejores looks para ir a trabajar:

 

1. Lo básico es lo primero:

El secreto de saber qué ponerse está en tener las prendas correctas de fondo de armario. Las prendas de fondo de armario son esas piezas básicas fáciles de combinar que podés usar una y otra vez sin verte repetitiva.

Por ejemplo, como fondo de armario debes tener: una camisa blanca de botones, un pantalón de vestir en un color neutro, un trench coat o abrigo nude, unos zapatos planos cerrados (en excelente estado),  una blusa negra de seda entre otros.

2. Elevemos el look:

Una vez que tenés un buen fondo de armario, podés adquirir algunas piezas statement. Las prendas statement son aquellas piezas únicas y especiales que hacen que un look cualquiera se vuelva en un look difícil de olvidar. Usualmente estas prendas están en boga y tienen un estilo único que se lleva toda la atención en el look.  Puede ser una falda con un estampado llamativo, una prenda en un color fuerte o inclusive podés elevar tu look con un pañuelo o unos maxi aretes para darle ese toque único. Los statements no son para usar muy frecuentemente, pero sí podés usarlos con diferentes piezas básicas para armar outfits diferentes siempre.

3. Planea tus looks:

Aunque tengás lo mejor de cada colección de tus tiendas favoritas, pueden haber días donde no sabés que ponerte y quiero dejarte un par de consejos para que estos “días difíciles” sean menos frecuentes: cada vez que comprés una prenda, buscá en tu closet unas 5 maneras de usarla para ir al trabajo. Por ejemplo: Si compraste un pantalón de vestir estampado, haz varias combinaciones tanto para días calientes como días un poco más nublados, así te será más fácil realizar combinaciones en tu día a día. Otra opción es planear tus outfits el fin de semana y así no tendrás que pensar en qué ponerte durante la semana.

4. Toma en cuenta algunos aspectos:

Cuando se trata de looks para ir al trabajo siempre debes evitar algunas prendas o estilos que pueden llegar a comunicar algo incorrecto en la oficina como por ejemplo:

  • Transparencias: En lo personal, me encantan, pero en el trabajo pueden llegar a verse vulgares, así que si tenés blusas de seda un poco transparentes, lo mejor es llevar una blusa de tirantes color piel por dentro para evitar que la blusa se vea muy traslúcida.
  • Escotes: Yo sé que esto es un problema cuando tenemos muchas boobs, ya que el mínimo escote puede verse muy exagerado, sin embargo, podés elegir llevar un top o un bra más discreto para que andés cómoda sin sentir que se te van a salir.
  • Faldas o vestidos muy cortos: Esto lo podemos medir cuando nos sentamos. Lo mejor es que en la tienda, cuando vas a comprar una prenda así, te sentés y te movás bastante para saber si realmente te va a funcionar. Ya que en el trabajo en muchos momentos vamos a tener que subir gradas, sentarnos en una sala de juntas o inclusive agacharnos a recoger algo. Otro consejo con respecto a esto es que si vas a llevar una falda volada o de una tela muy ligera, te pongas una lycra corta para evitar que si el viento te la levanta, se te vayan a ver los calzones.

 

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Anterior Siguiente Post